Vender en Wallapop, con Consciencia

 

Hace tiempo que quería hacer una entrada sobre cómo vender (y comprar) en Wallapop. Es una herramienta muy útil al alcance de todos pero, de alguna forma, parece despertar nuestras más ocultas pasiones…

Las principales quejas suelen ser: 1) la falta de tacto o educación de las personas que hacen una oferta, 2) el bombardeo de mensajes y preguntas que suelen quedar en nada o 3) las ofertas a veces ridículas que suelen hacer algunos usuarios.

En lo que va de año he vendido varios libros, un Kindle, un cofre de techo para coche, un belén, una caseta para perro, un aspirador de coche y unas mancuernas, y la verdad es que he conseguido venderlo todo al precio que esperaba, e incluso a veces por un poco más.

Así que me he decidido a hacer esta entrada porque considero que Wallapop es una herramienta espectacular si, como todo, se sabe utilizar correctamente.

Vender en Wallapop

En este apartado te voy a explicar cómo definir tus objetivos en tu paso por Wallapop, así como la mejor forma de establecer el precio de venta para tus artículos. Vamos paso a paso.

Establece tu propósito

Lo primero sería establecer cuál es tu propósito, es decir, ¿para qué quieres vender y qué esperas obtener? Te voy a dar un ejemplo: Vendo porque quiero deshacerme de cosas, o: Vendo porque ya no lo uso y quiero obtener el mismo precio por el que lo compré.

Todo empieza por ahí. Cuando defines cuál es tu propósito final con esa venta resulta más fácil no dejarse desviar por el camino.

¿Por qué vender?

Es muy posible que te encuentres en una casa o piso abarrotada de objetos, muchos de los cuales hace meses, o quizá años, que no utilices.

Los minimalistas te dan una regla sencilla, si hace más de 6 meses que no lo usas véndelo, regálalo, dónalo o tíralo. Y aquí meto yo un poco de mi cosecha, si puedes, véndelo.

En este blog nos interesa hablar de consciencia financiera, de cómo generar nuevos ingresos y, si los puedes obtener a través de artículos que ya no usas, mejor que mejor.

Cuando vendes cosas que ya no usas el beneficio es triple: 1) por un lado obtienes un ingreso extra, 2) por otro generas más espacio en tu vivienda y,  3) le das una nueva vida a ese objeto que estaba cogiendo polvo y deteriorándose por el desuso.

Tipos de objetos

En este caso, si tu objetivo es liberar espacio y desprenderte de objetos que ya no usas, tendrás que distinguir entre 2 tipos: los objetos de valor, y el resto.

Objetos de valor

Objetos de valor son aquellos que tienen un considerable precio en el mercado. Basta tan sólo con echar un vistazo en Wallapop y buscar artículos similares, si ves que dicho precio está por encima de 20€, tienes un objeto de valor.

En este punto resulta interesante distinguir entre precio y valor. El multimillonario Warren Buffet lo explica de la siguiente forma: «el precio es lo que pagas y el valor es lo que recibes«. Por tanto, el precio es un concepto totalmente subjetivo, mientras que el valor es algo inherente a cada producto.

Puedes tener un objeto que ya no uses y cuyo precio para ti sea 0, sin embargo, sigue manteniendo su valor. De hecho, si estudias bien el mercado, el mismo artículo puede tener un precio elevado para otras personas. Tu objetivo es entonces encontrar el precio máximo que el mercado esté dispuesto a pagar por el objeto que quieres vender.

¿Cómo calculo el precio?

A la hora de determinar el precio de tu artículo hay dos variables a tener en cuenta. En primer lugar, el precio de referencia, es decir, busca ese artículo en Wallapop y anota todos los precios que encuentres. Al realizar la media de todos ellos ya tienes tu precio de referencia.

La segunda variable a tener en cuenta es el estado del producto. No es lo mismo que esté aun en su caja sin haber sido nunca usado, que tenga muchos años y esté muy usado. En función de esto, podrás subir o bajar tu precio de venta. Es decir, si el precio medio son 25€ y el artículo está muy usado, deberías bajarlo a 15-20€. Por el contrario, si el artículo está en perfectas condiciones y no ha sido usado, yo lo subiría a 30€.

Regateo

Es importante tener claro, de antemano, cuál es el precio final que yo espero obtener. Es decir, en el ejemplo anterior mi artículo está nuevo, así que creo que vale 30€. Perfecto, pues en la aplicación pongo que su precio son 35€. Hago esto porque estoy anticipando que los posibles compradores van a querer regatear, y de este modo me dejo un margen para ello. Incluso, en el mejor de los casos, igual alguien termina pagándome el precio establecido 😊

El hecho de dejarme ese margen de maniobra sobre mi precio ideal es el elemento clave para no llevarse tantos disgustos en esta aplicación. Muchos amigos y conocidos se quejan de que les ofrecen precios ridículos. Subiendo un poco el precio (sesgo de anclaje) ya estarías disminuyendo esa posibilidad y acercando las ofertas al precio que a ti te gustaría realmente recibir.

Pero además, hemos de tener claro que, si he puesto un precio de 30€ y espero recibir 25€, si me ofrecen 15€ no tengo ni por qué molestarme, esa persona no será mi comprador ideal, por lo tanto, le puedes responder por educación, pero has de tener claro que ese comprador no te interesa. Punto.

Incluso, desde esa «posición de poder», de saber que ese comprador no te interesa, puedes jugar con él, incluso lanzarle algún «órdago». No será la primera vez que, en este juego, esa persona termina comprándome el artículo por lo que yo pedía, incluso por un poco más.

Punto de equilibrio

Podría ocurrir que hayas establecido un precio por encima de su verdadero valor. Verificar esto es sencillo, no recibirás ninguna oferta, o al menos ninguna «coherente». En ese caso, has de bajar un poco el precio pues te habías pasado.

En el caso contrario, si recibes muchas ofertas al poco tiempo de publicar el artículo, es muy posible que te hayas quedado corto. Si aun estás a tiempo súbelo un poquito.

Este proceso es lo que se conoce como buscar el punto de equilibrio, y se trata sencillamente de ir afinando el precio hasta que veas que recibes las ofertas que satisfagan tus expectativas.

Resto de Objetos

Respecto al otro grupo de artículos, lo que antes he llamado «el resto». Estos son artículos que te ocupan espacio y, que realmente no te están aportando verdadera utilidad. Aquí el propósito cambia. Ahora no se trata de obtener el mayor precio posible, sino que se trata de «darles salida». Obtener 12€ en lugar de 10€ por un libro que ya te has leído no va a tener un gran impacto sobre tu economía, así que, en caso de duda, véndelo.

Te doy un ejemplo. Tenía una gran cantidad de libros antiguos que ya no leo ni voy a leer más, y realmente estaban ocupando un espacio importante en mi librería. Fui a una tienda que compraba libros de segunda mano. Le llevé unos 10 libros y, como no estaban en buen estado, me ofrecieron 6€. ¡Vendido! No hemos de olvidar que el propósito principal era liberar espacio, así que, si no obtengo un gran precio en esta venta, no pasa nada, pues no era mi prioridad.

Además, como dice la sabiduría popular, «antes de entrar hay que dejar salir», por lo tanto, si quieres nuevas cosas en tu vida, nuevos conocimientos, nuevas formas de pensar, has de deshacerte de lo viejo, de aquello que ya no te está aportando en tu vida.

Otros consejos útiles

Un par de sugerencias más. Considera tu paso por Wallapop como un juego, como un baile y, ante todo, no tengas prisa. Las prisas con muy malas compañeras cuando se trata de comprar y vender algo. Si tienes urgencia o necesidad, se puede entender, pero si no te va la vida en esa venta, no tengas prisa, y sigue los pasos que te he ido sugiriendo.

Otra idea importante es que entiendas que «unas veces se gana y otras se pierde». No todas tus ventas van a ser un éxito. En algunas ocasiones conseguirás obtener un precio superior al que esperabas, pero en otras ocasiones te tocará ceder un poco. Lo importante es que, de media, obtengas un resultado positivo.

Así lo explicaba Daniel Kahneman, autor de «Pensar rápido, pensar despacio», quien proponía diversos juegos a los participantes de sus estudios para explicar los diferentes sesgos que nos afectan a la hora de tomar decisiones. En ellos demostraba cómo las personas consideramos cada transacción (venta en Wallapop) de manera aislada, y no como un conjunto de transacciones, lo que nos impide tomar la alternativa que, de media, nos reporte el mayor beneficio.

Otra sugerencia, esta relacionada con tus emociones. Cuando recibimos un mensaje de un comprador en el que ni si quiera dice hola y sólo pone un precio, que además resulta ser especialmente bajo, a todos nos dan ganas de mandar a la m… a esa persona. Pero, de nuevo, has de volver a tu propósito. ¿Tú qué querías inicialmente, vender algo o hacer amigos? Wallapop te ayuda a vender cosas, y sí, vas a encontrarte con gente maleducada y desconsiderada, y no es tu labor educarles o explicarles cómo se han de hacer las cosas.

Comprar en Wallapop

Ahora vamos a cambiar de perspectiva y a ponernos en el papel del comprador.

Un truco que ayuda bastante a la hora de negociar el precio es poder acercarte a recoger el artículo en persona. Por experiencia sé que envolver ciertos artículos y llevarlos a correos puede ser bastante complicado en ciertos casos, especialmente si se trata de objetos voluminosos. Por lo tanto, el vendedor va a estar dispuesto a negociar a la baja si te ofreces a ir a buscarlo a su casa o a algún punto que le quede cerca.

Para ello, si existen varias opciones de compra, suelo fijarme en vendedores relativamente cercanos a mi zona.

Otro truco que parece una obviedad, es que, anticipadamente, busques el precio del producto nuevo en internet. No siempre solemos hacerlo y, teniendo esa referencia, puedes determinar si el artículo en Wallapop tiene un precio adecuado o te merece más la pena comprarlo nuevo (Ojo! Con el servicio de Amazon Prime, que te suele regalar el envío, a veces compensa más esta segunda opción…)

Aunque te pueda sonar raro leer esto ahora, haz alguna oferta «ridícula». En ocasiones, aunque tu oferta pueda parecer baja, hay vendedores que están dispuestos a negociar y quizás no acepten tu oferta, pero te propongan otro precio que te pueda interesar. Juega el juego.

Eso sí, mi consejo, hazlo con educación. No cuesta nada dar los buenos días, decir por favor, y gracias. Solo por eso en alguna ocasión han aceptado mi oferta ☺️

El resto de sugerencias que aplican al vendedor, aplicarían al comprador pues, como he dicho antes, esto no es más que un juego, un baile y, si lo haces bien, ambos saldréis ganando.

Y hasta aquí todo lo que te puedo aportar sobre cómo vender (y comprar) en Wallapop de forma mas efectiva. Eso sí, te recomendaría una última cosa, el dinero que saques de tus ventas, no lo trates como el resto de tus ingresos. Es decir, no lo destines a compras de supermercado, pagar recibos u otros gastos corrientes. Esos ingresos son fruto de tu esfuerzo «extra», por lo tanto, ahórralos y destínalos a algo que te haga especial ilusión y te aporte mucho: un buen viaje, algo que tenías muchas ganas de comprar pero que hasta ahora no podías…

Como dice Sergio Fernández, tus caprichos no te los pagas tú, te los va a pagar… Wallapop 😊